mini fe

Considero muy importante que de alguna manera todas las personas deben expresar sus pensamientos. Algunos, lo hacen predicando con amor en las calles o detrás de un púlpito. Otros, dibujan, algunos pintan y otros quizá platican.

Para mí, siempre ha sido a través de la escritura. Cuando era un niño (hace poco tiempo), me gustaba dibujar, pero también inventaba historias y diseñaba laberintos en hojas cuadriculadas. Aunque, en el año 1999 tuve la dicha de conocer lo que era tener una computadora de escritorio en mi casa y los comienzos del internet, y así podía enviar mensajes alrededor del mundo con mis amigos digitales, a través de MSN Messenger, ICQ (mi favorito), e e-mail. También, me gustaba escribir poemas e historias cortas, e incluso, dibujos extraños en MS-Paint, en Microsoft Windows.

O sea que siempre me ha gustado expresarme y la computadora ha sido un medio fácil para hacerlo. Hace unos días pensé de nuevo en comenzar un blog (hace años lo hice en Wordpress pero detesto esa plataforma y lo borré). Lo bonito de esto, es que posiblemente mi hijo, mi esposa, o algún amigo o familiar lo lea y pueda entretenerse un momento, o tal ves a Dios se le ocurra leerlo.

En fin, que bonito es el internet, me considero un niño del internet. Para comenzar quiero hablar de la fe.

La fe, dice la Biblia que es creer en algo que no se ve (Hebreos 11:1). Y claro, si creemos en Dios tenemos fe, porque a Dios no lo vemos. La fe es saber que algo de alguna manera pasará a favor nuestro y nos abrirá puertas y nos mostrará caminos. Para los incrédulos eso es locura, y para mí no tener fe es locura. Como dice mi pastor: Si lo que creemos es mentira y lo practicas, no te pasa nada, pero si es verdad y no lo practicas, sí te pasarán cosas malas.

Para mí es muy fácil hablar de la fe, porque Dios me ha enseñado a practicarla. Es como un niño que sabe que todos los días va a comer, de igual manera es para mí a mis 36 años de edad. Ahora bien, ¿por qué tengo esta certeza de que lo que sucede es por haber creído en algo y sucedió, acaso no hice nada? Claro, tenemos fe pero actuamos, creemos y caminamos, sino es como el haragán que le da pereza llevar la comida a su boca: Proverbios 19:24 LBLA, El perezoso mete su mano en el plato, y ni aun a su boca la llevará.

O sea, se trata de actuar, así como Donald Trump, ese cuate sí actuaba siendo presidente. La fe es preciosa, es ese motor que nos mueve cada día al levantarnos, que nos hace caminar sabiendo que todo nos irá bien y lo bonito de la fe es que tiene enemigos y lo bonito de los enemigos es que Dios nuestro escudo, los vence (pobrecitos). Entonces, la fe es batalla y es poder. Claro, tenemos que actuar, Jesús dijo en una oportunidad que si tocamos se nos abre y si buscamos, encontramos, Mateo 7:8.

A mí me gusta aplicar la Palabra de Dios de una manera super-literal. Por ejemplo, ayer estaba buscando unos edredones para cama re-complicados de encontrar en Guatemala, busqué en FB (no tengo amigos ahí, no utilizo esa plataforma para eso), en internet, llamé a mi suegra y nada. Mi esposa me dio un numero de teléfono y no contestaban, pero dije: el que busca encuentra. Llamé creo que 15 veces aplicando el versículo de la Biblia y al fin me contestó una señora un poco seria, le pase el teléfono a mi esposa y le dijo que no tenían, mi esposa colgó. Pero dije, el que busca encuentra. Y para ver si la Biblia realmente puede ser tan literal, llamé de nuevo, mi esposa me vio de reojo seria. Mire, le acabamos de hablar, donde puedo conseguir esos edredones, en tal lugar me dijo, ¿algún otro?, sí, tal otro. Al final los compramos.

Entonces dije, que linda la Palabra de Dios, si aprendemos y confiamos en aplicarla, nos ayuda en todo y en donde más Dios quiere estar es en nuestra vida cotidiana, en esas cosas pequeñitas que parecerían sin sentido, pero es ahí donde aprendemos la fe. Entonces puedo confirmar que la fe es llamar a una señora dos veces y preguntarle lo mismo, y si tenemos fe nos dará una dirección.

¡Sayonara!

Written By
Diego Figueroa

del camino.